5 de diciembre de 2013

La importancia de saber conjugar (o de no saber)




Nadie me despide nunca en los andenes,
no sé qué es más triste…
si eso
o que tampoco nadie me espera.

Tienes otra forma de amarme
que no se basa en despedidas
y bienvenidas,

            ESTÁS,
para bien o para mal solo estás,
continuo, perenne, constante, inamovible…

Estaré loca por plantearme si eso me sirve.
A veces siento que me falta un cálido beso de “vuelve pronto”
o unas lágrimas,
un diminuto “quédate”, un desesperado “no te vayas”
y un enorme abrazo de “cuánto te he echado de menos”.

Temo marcharme un día,
que tú sigas estando,
y no volver porque nadie me espera.


------------------------------------------------------------------------

MODE: pff, a saber!

ESCUCHANDO: El Andén - BajoFondo con La Mala Rodriguez
(recomiendo escuchar la canción de forma separada a la lectura del poema, al menos para este poema, pero vamos... cada uno a lo suyo) 

IMAGEN: foto que hice en uno de mis viajes, reflejados los barquitos de papel

2 comentarios:

la gata dijo...

Joé, me hubiera gustado ser capaz de escribir eso. Y es que has reflejado exactamente lo que yo siento.
Un beso.

Miguel Lopez dijo...

La capacidad de escribir... Hace amanecer mi admiración...
Aún no poeta.. admirado..
filosofeo y metaforo..

De palabras inexistentes..
me expreso....
Movido por mi..
O por ti..
Por el..

Aveces por una triste tristeza..
Lágrimas erosionan mis pómulos...
Pero la alegre alegría.. no caduca..
Primavera perenne..
de tu boca llega..
Permanece..

(que bueno leer cosas interesantes una tarde cualquiera, cuando uno no lo espera.. encantado..)